loader image

La Revolución Sostenible de la Proteína: Explorando la Fermentación en Estado Sólido con Hongos Filamentosos

La fermentación en estado sólido es particularmente efectiva para transformar subproductos industriales basados en plantas, como los de las industrias del aceite y la cerveza, en fuentes de proteínas de alta calidad. A diferencia de la fermentación en estado líquido, que es adecuada para producir productos de alto valor como antibióticos y enzimas, la fermentación en estado sólido ofrece una alternativa económica y respetuosa con el medio ambiente. Requiere un mínimo de agua y tiene una baja huella de carbono, lo que la convierte en una opción ideal para la producción de alimentos sostenibles.

En un mundo que demanda cada vez más soluciones alimentarias sostenibles y accesibles, la revalorización de subproductos industriales para producir alimentos ricos en proteínas para los seres humanos destaca como una de las iniciativas más prometedoras y necesarias.

Este enfoque no solo aborda el desafío de reducir los residuos en diversas industrias, sino que también mejora el valor nutricional y la digestibilidad de las proteínas mediante un método innovador conocido como fermentación en estado sólido con hongos filamentosos.

Francisco Kuhar, director científico en Innomy, ha investigado extensamente este método. Destaca las ventajas de utilizar hongos filamentosos, que prosperan naturalmente en sustratos sólidos como madera, frutas y desechos orgánicos. Estos hongos poseen la capacidad única de transformar químicamente la materia sólida liberando enzimas, lo que permite que sus micelios penetren y descompongan estructuras complejas como las paredes celulares de las plantas. Este proceso mejora significativamente la biodisponibilidad de las proteínas.

Además, la fermentación en estado sólido puede incorporar especies de hongos nutracéuticos, enriqueciendo el producto final con antioxidantes, propiedades anti-colesterol y otras bioactividades valiosas. Esto no solo mejora el perfil nutricional de los alimentos sino que también ofrece beneficios para la salud de los consumidores.

La adopción de hongos filamentosos en aplicaciones industriales está creciendo rápidamente. Estos organismos están colonizando los laboratorios de científicos industriales y abriéndose paso en el mercado con alimentos fermentados ricos en proteínas que no solo son sostenibles sino también accesibles para todos.

Este cambio hacia el uso de hongos filamentosos para la producción de alimentos podría ser un paso crítico hacia la seguridad alimentaria y la sostenibilidad en el futuro, convirtiéndolo en un tema clave para líderes de la industria, formuladores de políticas y consumidores por igual.